BIOGRAFIA
Alfredo Oliú
Pre-candidato a Presidente de la República
Partido Nacional
Mi nombre es Alfredo Oliú.

Tengo 54 años.

Desde hace veintitrés que estoy casado con mi mujer Gabriela. Tengo dos hijos: Juan Manuel  y Nicolás. Juntos, como la mayoría de familias uruguayas, hemos vivido tiempos de calma y de zozobra.

Soy Abogado, Profesor de Derecho Constitucional y Gerente de un Banco estatal. Puedo vivir de mi trabajo en mi país, cosa que me convierte en un afortunado.

Nací en 1958 en un hogar blanco y herrerista y tuve el enorme privilegio de ver nacer al Movimiento “Por la Patria” que dirigía Wilson Ferreira Aldunate.

Padecí como todos los uruguayos la dictadura y con ella la discriminación y la persecución política. 
Los primeros recuerdos políticos que tengo rondan la época del segundo gobierno colegiado del Partido Nacional. La primera campaña política de la cual participé fue en 1971 con 13 años de edad. Allí aprendí a querer a mi Partido y mi País, que para mí, decir una cosa es decir la otra. Con quince años vi como caía la democracia. Vi a mis hermanos jugándose la vida en actos de auténtica resistencia al totalitarismo. Sufrí, como muchos uruguayos, la persecución contra mi padre quien luego de batallar duramente, muere en 1983 con el sueño intacto de un Uruguay Democrático sin Exclusiones; lema bajo el cual nos cobijamos todos los orientales en el famoso acto del Obelisco en noviembre de 1983.

Sentí, como siento ahora, el imperioso deber de trabajar y poner mi mejor esfuerzo para que en nuestro país, siempre impere el orden constitucional y la Ley, ante lo que todos somos iguales y a todos nos ampara. Por eso elegí mi profesión y por eso mismo la materia que enseño, porque la Constitución de la República encierra nuestro modo de ser y lo garantiza.

Pertenezco a la generación que aprendió que no importa el color de quien se tiene al lado sino el respeto por todos y cada uno de los integrantes de nuestro pueblo. Basado en un férreo convencimiento igualitario y de justicia. Sin adjetivar, porque desmerece tanto a la igualdad como a la justicia.
Siempre estuve en la militancia política en el querido Partido Nacional. Fui Director de Radiodifusión Nacional en el gobierno del Dr. Lacalle, a quien tuve el honor de acompañar en dos campañas electorales; como también acompañé en una campaña al Dr. Larrañaga. Ambos son seres humanos excepcionales, dignos representantes del Partido Nacional y de Uruguay.

Pero ha llegado un tiempo nuevo. Por ello es que siento el ineludible deber de trabajar activamente en la política electoral, en la convicción de que tengo mucho para aportar a mi país. Con la fuerza interior que da tener pleno convencimiento del camino a seguir, que es la búsqueda de la concreción de aquel sueño: Por un Uruguay Democrático sin Exclusiones.

Por todo ello me permito invitar a todos los uruguayos, sin distinciones de ningún tipo, a sumarse e integrar activamente “Vos más Voz”, un movimiento profundamente democrático.

Los espero.
MENSAJES
HABLAR DE DEMOCRACIA

Hablar de democracia en nuestro país de hoy, se ha transformado en una necesidad. Y eso nos preocupa y mucho.
Tener que enfrentarnos unas veces sí y otras también a este gobierno para explicarles que la Constitución existe para ser cumplida, es también preocupante.
Cuántas cosas, cuantos desprecios a los poderes del Estado deben suceder para que asumamos que el futuro depende de nosotros y los cambios también.

Sólo el esfuerzo sostenido de todos nosotros es capaz de cambiar esta realidad y ello puede ser así en la medida que exista  un proyecto colectivo que nos asegure un Uruguay democrático sin exclusiones.